Detalle noticia

El IVAM revisa la faceta más heterodoxa de Joan Miró a través de 200 obras

14/02/2018
El IVAM revisa la faceta más heterodoxa de Joan Miró a través de 200 obras

El director del Institut Valencià d'Art Modern, José Miguel G. Cortés, y el comisario, Joan M. Minguet, han presentado la exposición 'Joan Miró, orden y desorden', con un recorrido por la muestra en la galería 1 del IVAM.

"No queríamos hacer un mausoleo para un genio, sino reflejar el espíritu crítico y el cuestionamiento del arte que caracterizó a Miró". Así ha resumido el director del IVAM la exposición que dedica el museo a uno de los máximos representantes de la pintura española del siglo XX, precisamente en el año en el que se cumple el 125 aniversario de su nacimiento.

"La obra de Joan Miró está viva. Y él sigue vivo a través de ella", ha explicado José Miguel G. Cortés, pese a que "el paso del tiempo puede ser un lastre para muchos artistas, que son colocados en el museo como una especie de mausoleo". Sin embargo, la exposición en el IVAM muestra a través de 200 obras entre pinturas, esculturas, dibujos, cerámicas, carteles y piezas vinculadas con las artes escénicas, que se trata de un artista contemporáneo en plena vigencia.

El comisario de la exposición ha destacado que "nuestra intención era recuperar al Miró más radical", mostrando el paso del orden al desorden y las contradicciones de un artista que profirió su famosa frase "Je veux assassiner la peinture" ('Quiero asesinar la pintura'), pero que no dejó de pintar nunca.

La primera sala de la exposición reúne obras de Miró que formaron parte de su primera exposición, "un auténtico fracaso, ya que no vendió nada", ha explicado el comisario. En estas primeras piezas, Miró se sitúa dentro del orden establecido en la tradición: bodegones, retratos y, sobre todo, paisajes.

A partir de ahí, la exposición aborda el choque entre el orden y el desorden y esos ingentes deseos de experimentación que vivió Miró a lo largo de su trayectoria, que le llevaron a crear "un alfabeto visual propio aparentemente sencillo, pero de gran profundidad", como ha subrayado Joan M. Minguet.

"En 1973, a los ochenta años, Miró sintió una necesidad de indisciplina absoluta y realizó la tela rasgada, lo que los expertos llaman 'el Fontana de Miró'", ha comentado el comisario sobre esta tela, que presenta unos cortes como en algunas de las más conocidas de Fontana.

La muestra también incluye una de sus famosas telas quemadas en las que el artista catalán "lleva la radicalidad al extremo", ha destacado el comisario.

La exposición también refleja el orden y el desorden en otros lugares de la creación mironiana como el cartelismo, su 'performance' pictórica en el colegio de arquitectos de Barcelona, su trabajo en la obra 'Mori el Merma', su visión de las artes escénicas (el ballet, el teatro de títeres) como una prolongación de su obra o su labor en el campo de la cerámica. "Joan Miró entendió que su arte era una provocación para el espectador", ha concluido el comisario.

'Joan Miró, orden y desorden' se inaugura este jueves, 15 de febrero, a las 20.00 horas, y el viernes, a las 19.00 horas, se realizará una conversación entre Marko Daniel, director de la Fundació Miró de Barcelona, y Joan M. Minguet, comisario de la exposición, en el salón de actos del museo.

Archivos relacionados