Visor de contenido web

MAESTRE RACIONAL

Fechas extremas: 1355-1707

Libros: 12.610
Pergaminos: 54.023

La historia de este archivo está intrínsecamente ligada a la Real Cancillería y la Real Audiencia, pues juntos formaron el archivo del Real. Durante las Cortes de 1419, Alfonso V creó a petición de los tres brazos el cargo de maestre racional del reino de Valencia, desglosándolo del maestre racional de su Corte y disponiendo que todas las cuentas y sus justificantes, incluidas las que estuvieran en el archivo del maestre racional de Barcelona, más todas las cuentas del Real Patrimonio, se conservaran en el archivo del Real de Valencia. En 1420, se amplió esta disposición no sólo a las cuentas de los bailes generales y locales, sino también de los tesoreros y sus lugartenientes, tanto del rey como de la reina, y de todos los oficiales que administraran rentas reales. Por esta razón, hay documentación referente a toda la Corona de Aragón, en especial durante el siglo XV, porque ante el maestre racional de Valencia rindieron cuentas los tesoreros generales de Alfonso V, Juan II y Fernando II, entre otros muchos oficiales.

Sin embargo, el archivo del maestre racional contiene documentación anterior: de los justicias locales desde mediados del siglo XIV, cuentas de la Bailia General y de las bailías locales desde 1380 y 1371, de la ceca de Valencia desde 1374. Entre el fin de la guerra con Castilla en 1361 y 1380, año en el cual ya aparece bastante documentación, hay que situar el comienzo de un archivo o cámara en el Palacio del Real donde de forma habitual, fija e ininterrumpida se recogieron libros y documentos referentes a la administración del Real Patrimonio del reino y a la intervención de cuentas, más aún desde que en 1384 se dió una pragmática sobre el régimen del Archivo de Barcelona. Esta costumbre administrativa y esta base documental previa permitieron a los estamentos del reino y al monarca regular normativamente el funcionamiento del archivo del Real en 1419.

Al maestre racional correspondía, pues, el control contable y la intervención de las cuentas que estaban obligados a rendir todos los funcionarios que manejaran cantidades de la Hacienda regia hasta su supresión tras la guerra de Sucesión; para ello se seguía un procedimiento de examen muy meticuloso. Los oficiales reales mantuvieron un sistema de contabilidad rudimentario pero suficiente.

El archivo del maestre racional consta de dos partes bien diferenciadas. La que se refiere propiamente a la gestión del maestre racional es relativamente pequeña: incluye correspondencia, memoriales, provisiones, certificaciones, privilegios de su propio oficio. Pero la inmensa mayoría de la documentación está integrada por los libros de cuentas -con las anotaciones de los funcionarios de este organismo- de todos aquellos oficiales e individuos que manejaron cantidades reales o administraron los bienes y derechos de la Real Hacienda y cuya actuación fue intervenida por la oficina del maestre racional: tesoreros generales, bailes generales y locales, justicias, administradores de la ceca, colectores de impuestos, comisionados reales, etc..., que comienzan por lo general a fines del siglo XIV o principios del siglo XV y se continúan hasta 1707. La importancia de archivo del maestre racional es grande, porque en él se reflejan todas las magistraturas reales del reino y, por ende, la vida de la Hacienda real y de la economía valenciana.

2.1. Libros

Fechas extremas: 1355-1707
Libros: 12.610

Gran parte de la actividad contable y fiscalizadora del maestre racional de Valencia, que fue la razón principal de su existencia, a lo largo de sus casi tres siglos de existencia quedó reflejada en este voluminoso y riquísimo fondo documental.

2.2. Pergaminos

Fechas extremas: 1302-1707
Pergaminos: 54.023

Además de libros, el archivo del maestre racional dispone de una serie de pergaminos integrada por un total de 54.023 ápocas. La serie se formó a medida que las ápocas incluidas en los libros de cuentas fueron separadas y ordenadas cronológicamente. Las ápocas tenían plena validez jurídica, al estar expedidas notarialmente y constituían una pieza esencial del procedimiento fiscalizador del maestre racional.