Visor de contenido web

MUSEO DE LA IMPRENTA Y DE LAS ARTES GRÁFICAS

A lo largo de la Edad Media y hasta el siglo XV, los monjes en los monasterios se dedicaban a la copia de manuscritos en el scriptorium.

La introducción de la Imprenta no sólo contribuye a la mecanización en el proceso de producción de libros, sino que impulsa una nueva forma de ver el mundo. Su difusión provoca una profunda transformación en la mentalidad colectiva, existiendo un gran contraste entre la actitud mental del estudioso y del literato de la época anterior y la del nuevo público, lector y escritor, que surge al imponerse la imprenta como medio de comunicación de ideas.

El Museo propone un recorrido histórico a través del mundo de la imprenta, desde sus orígenes hasta nuestros días. En él se ubican máquinas tan representativas como la réplica de una prensa de madera, muy similar a la que utilizaron Gutenberg, Jacob Vizlant o Lambert Palmart en el siglo XV.

Durante varios siglos el sistema de impresión varía muy poco, de manera que la mecanización más avanzada no irrumpe hasta principios del siglo XIX. Aquí se encuentran diversos ejemplos de esta evolución, mediante máquinas del tipo boston, minerva, plana o linotipia, y elementos tan singulares como moldes de tipografía con sus cajetines; litografías procedentes de piedras similares a las utilizadas por su inventor Aloys Senefelder, planchas de cinc, dibujadas a mano, la colección de 68 facsímiles, grabados a mano de relieves, viejas guillotinas de papel, hasta llegar a las innovaciones fotomecánicas del offset. Todo ello nos permite conocer los procesos y métodos de trabajo que a lo largo de la historia se han utilizado en el mundo de la imprenta.

Folleto - Brochure