Visor de contenido web

SAGUNTUM. CIUDAD ROMANA

LA EDILICIA PÚBLICA

El inicio del Imperio supone para Sagunto la plena romanización: la ciudad pasa a convertirse en municipio de derecho romano otorgado por Augusto en el año 4/3 a.C., cobrando con ello impulso la actividad edilicia.

 

 

La ciudad tiene una estructura política definida y una organización municipal, de la que conoce-mos los nombres y cargos a través de las inscripciones honoríficas, que le permite acometer obras de carácter público como el foro, edificios de espectáculos como el teatro y el circo y obras de ingeniería (como el acueducto, el puente o el puerto romano).


EL FORO IMPERIAL

El foro, centro político, social y religioso de la ciudad sigue el diseño arquitectónico de plaza cerrada por pórticos reservada para las ceremonias oficiales. Tras los pórticos, se encuentran los edificios públicos:

La basílica, lugar de reunión de los ciudadanos y sede del tribunal.

Las tabernae (tiendas), donde se desarrollaban las actividades financieras tanto de carácter público como privado.

La curia, sede del senado de la ciudad, cuyo pórtico delantero servía para la proclamación de las decisiones acordadas al pueblo, reunido en la plaza pública.

El templo, que presidía el foro y que en época imperial se transforma en un monumento honorífico dedicado a la familia imperial.

En la plaza pública hubo pedestales para estatuas ecuestres, aras votivas, retratos de magistrados y emperadores. El pavimento de la misma estaba enlosado con una inscripción monumental.

LOS EDIFICIOS DE ESPECTÁCULOS

EL CIRCO: Los juegos circenses consistían en una competición de equipos de cuadrigas. El espectáculo admitía apuestas, movía mucho dinero y atraía a numeroso público, perdurando hasta el final de la época romana. Los espectáculos de las carreras se ofrecían gratuitamente a los espectadores y eran sufragados por un particular o por el estado.

La construcción del circo de Sagunto data de mediados del siglo II. Su capacidad estaba entre 15.000 y 20.000 espectadores.

El circo de Sagunto, de planta oblonga, tenía una longitud de 354 m y 73 m de anchura. La spina, de 190 m. de longitud, es el eje longitudinal de la arena y se construye oblicua, permitiendo así la instalación de las carceres o punto de salida de las cuadrigas. En los extremos de la spina, ornamentada con obeliscos y estatuas, se construyen la meta prima y la meta secunda que facilitaban el giro de la carrera.

EL TEATRO: En época romana, el teatro adquiere un marcado carácter político y social. Las representaciones teatrales tienen lugar durante los juegos públicos que se desarrollan generalmente a lo largo de todo el día. Un magistrado se encarga de organizarlos, siendo gratuitos para los espectadores, que debían vestir la toga obligatoriamente.

El Teatro Romano de Sagunto se construye a mediados del siglo I d.C.

En torno a la orchestra, de forma semicircular, se sitúan las gradas senatoriales, destinadas a los magistrados de la ciudad. En los tres órdenes del graderío se sentaban los ciudadanos según su clase social. El aforo del teatro en época romana se calcula que era de 4.000 espectadores aproximadamente.

El proscenio es el espacio donde se desarrolla la representación teatral. Por debajo de su pavimento se encontraba el telón, que ascendía en algunas representaciones.

El cuerpo escénico tenía igual altura que el graderío y estaba cubierto por una techumbre de madera. Desde él, los actores accedían al proscenio mediante tres puertas. La altura del frente escénico quedaba articulada en órdenes de columnas, de dimensiones decrecientes.